10 septiembre 2005

El previo


En el momento de escribir estas líneas más de un@ sigue en la Troya o en la Cábila. Quien tenga intención de participar en la manifestación de esta tarde en Alicante tendrá que darse prisa en mudar traje y espabilarse para el nuevo desfile. En este no abrá banda de música, pero nada impide que algunos se erigan como cabos de la escuadra.

Desde hace semanas los medios de comunicación reproducen noticias y opiniones relacionadas con el trasvase Júcar-Vinalopó y hoy, 10 de septiembre, algunos lo tratan largamente. Entre ellos destaco la edición Comunidad Valenciana de El País.

A mi me ha suscitado especial atención las "15 preguntas para entender qué ocurre con el trasvase" de Carlos Gonzalez, diputado del PSPV-PSOE, entre otras cosas porque las respuestas a esas cuestiones es la información fundamental que precisamos.

Entre las preguntas resalto las siguientes:
  • ¿Cómo se puede generar excedente de agua suficiente para que pueda ser trasvasada?
  • ¿Qué ocurriría si el Ministerio de Medio Ambiente decidiera continuar las obras del trasvase sin realizar variación alguna?
  • ¿Es cierto que si se produce el cambio en el trazado el agua trasvasada multiplicaría su coste para los agricultores?
  • ¿Es cierto que se van a perder 80 millones de euros procedentes de los Fondos FEDER que la Unión Europea ha concedido a España para ejecutar esta obra?
Leer la continuación del artículo...

15 preguntas para entender qué ocurre con el trasvase

CARLOS GONZÁLEZ
EL PAÍS - 10-09-2005


Tras varias semanas en las que han proliferado las opiniones en torno al trasvase Júcar-Vinalopó, quisiera ofrecer respuestas a algunas de las preguntas que cualquier lector pudiera hacerse hoy sobre un proyecto que los socialistas consideramos fundamental para nuestra provincia y con el que estamos firmemente comprometidos.

1. ¿Cuál es el requisito imprescindible para que pueda ser trasvasada agua desde el Júcar al Vinalopó? Es necesario que haya agua sobrante en la cuenca cedente, en el Júcar. Pero, para que exista agua sobrante en cantidad suficiente para ser trasvasada desde la cuenca cedente, es absolutamente imprescindible que se produzcan cuantiosos ahorros de agua en los regadíos tradicionales de la Ribera del Júcar.

2. ¿Cómo se puede generar ese excedente de agua suficiente para que pueda ser trasvasada? Sólo hay un modo: modernizando esos regadíos tradicionales. Con esa finalidad, se firma un convenio el 23 de julio de 2001 entre el entonces presidente de la Generalitat, Sr. Zaplana, y la Unión Sindical de Usuarios del Júcar.

3. ¿Qué compromiso alcanzó el gobierno del PP mediante ese convenio? El compromiso de invertir 22.600 millones de pesetas para modernizar 45 sectores de regadío cuya extensión alcanza las 250.000 tahullas. Modernizar esa enorme extensión de regadíos en la Ribera del Júcar supondría contribuir a generar los 80 hm3 sobrantes que han ser transferidos al Vinalopó. Y, las obras correspondientes deberían estar finalizadas, inexcusablemente, en 2003. Si bien a fecha de hoy, dos años después de que el Gobierno que preside el señor Camps tuviera que haber acabado la obra, sólo hay 3 de 45 sectores en ejecución.

4. ¿En qué situación exacta se encuentra hoy la obra del trasvase Júcar-Vinalopó? Las obras del trasvase no están paralizadas, siguen adelante y se encuentran en un avanzado estado de ejecución que supera el 42% del total. Pero recientemente, se ha adoptado un acuerdo que tiene una doble vertiente; Por un lado, imprimir mayor rapidez a la obra en los tramos 5, 6 y 7; y suspender cautelarmente dos meses la ejecución de los tramos 2, 3 y 4, a la espera de que el Ministerio de Medio Ambiente, a la vista de los informes técnicos, decida o no la modificación del proyecto.

5. ¿Qué ocurriría si el Ministerio de Medio Ambiente decidiera continuar las obras del trasvase sin realizar variación alguna? La respuesta es clara, dispondríamos de una magnifica conducción, de un gran tubo dicho en términos coloquiales, pero no habría agua para transvasar. Los estudios que maneja el Ministerio establecen que por el trazado actual el agua sobrante a trasvasar, una vez atendidos el caudal ecológico del propio río y una dotación mínima para la Albufera, se situaría en los 19,9 hm3, muy lejos de los necesarios 80 hm3.

6. ¿Por qué está estudiando el Ministerio cambiar el trazado aprobado y en ejecución del trasvase Júcar-Vinalopó?

Obviamente, porque con el trazado que se está ejecutando, que tomaría el agua en la cabecera del Júcar, no habría en la actualidad agua suficiente para ser transferida ya que la Generalitat no ha llevado a cabo, ni llevará a este paso en muchos años, las imprescindibles obras de modernización de regadíos tradicionales. Són éstas las que generarán agua sobrante para ser trasvasada al Vinalopó. Un trasvase de sólo 19 ó 20 hm3, no garantizado todos los años, es absolutamente insuficiente e inviable.

7. ¿Cuál es el trazado alternativo que está siendo objeto de estudio? En lugar de tomar el agua en la cabecera del Júcar, lo hace en una zona de la desembocadura conocida como el Azud de la Marquesa, en Cullera. Un punto en el que hay agua suficiente como para garantizar las ansiadas transferencias de 80 hm3 al año a nuestra provincia. Como hemos demostrado, el mismo trazado que prometió Zaplana cuando era candidato a la Presidencia de la Generalitat y que, por tanto, figuraba entre los compromisos electorales del PP. Curiosamente, en aquél momento ninguno de los que ahora clama al cielo alegó nada en contra.

8. ¿Es cierto que se trata de agua salada absolutamente inservible para el riego? No es cierto como se está diciendo interesadamente que el agua a trasvasar sea salada y que esté contaminada; los informes técnicos acreditan que tiene un muy escaso nivel de salinidad, inferior a 0,9 g/l, lo que permite que sea apta para el riego, para todo tipo de cultivos y para los usos normales del agua. No se entiende que las mismas personas que hace meses consideraban el agua de la desembocadura del Ebro, vital para el futuro de la provincia, digan ahora que el agua de la desembocadura del Júcar, de contrastada mayor calidad, supone el fin de la agricultura, la industria y el comercio de nuestra provincia.

9. ¿Es cierto que si se produce el cambio en el trazado el agua trasvasada multiplicaría su coste para los agricultores? No. Es otro de los argumentos inciertos que el PP difunde para confundir a los agricultores. Los socialistas valencianos hemos exigido a la ministra Narbona que el coste del agua para el agricultor no sea superior al previsto con el trazado inicial y nunca de una cuantía superior a la que pagan ahora los usuarios del Tajo-Segura.

10. ¿Es cierto que el cambio de trazado supondría malgastar más de 400 millones de euros en obra pública? Es rotundamente falso. La inmensa mayoría de la obra ejecutada hasta el momento formaría parte del nuevo trazado. Y los materiales y la maquinaria acopiados, también serían reutilizados. Las indemnizaciones que probablemente haya que afrontar si se modifica la obra no supondrán ni un 10% de sobrecoste, pero con el nuevo trazado, a diferencia del previsto, la obra sí servirá para trasvasar agua.

11. ¿Es cierto que se van a perder 80 millones de euros procedentes de los Fondos FEDER que la Unión Europea ha concedido a España para ejecutar esta obra? La UE es seguro que va ver con buenos ojos los cambios que se pretende llevar a cabo. España no va a perder los 80 millones de euros de subvención porque la obra se va a realizar y la mera variación del lugar donde se toma el agua a trasvasar no altera la esencia del proyecto. El Júcar-Vinalopó se beneficiará de los Fondos de Cohesión.

12. ¿Es cierto, como dicen algunos, que los cambios en el trasvase son una exigencia de Esquerra Republicana de Cataluña y que son la "antesala de la muerte del Júcar-Vinalopó"? Rotundamente falso. Se trata de otro eslogan partidista del PP. ERC propuso hace varios meses en el Congreso derogar el trasvase Júcar-Vinalopó, propuesta derrotada con los votos del PSOE y de otros partidos, incluidos el PP. El Gobierno está decidido a resolver las necesidades de agua de Alicante; y para conseguir el objetivo, el trasvase Júcar-Vinalopó es básico. El Gobierno de Zapatero quiere un trasvase de 80 hm3 y para todos los años.

13. ¿Por qué se opone tan radicalmente el Sr. Camps a considerar la alternativa que se está estudiando para traer agua a nuestra provincia? Hay dos poderosas razones partidistas. La primera, es que si Camps admite que se altere el trazado, está admitiendo tácitamente que los cambios están ocasionados por su mala gestión; porque la Generalitat que preside no ha cumplido con sus compromisos de modernización de regadíos, generadores de agua sobrante. La segunda, hay que entresacarla de la situación de profunda división que atenaza al PP. Al señor Camps, le viene muy bien alentar una guerra del agua en la Comunidad que sirva para que las portadas de los diarios no estén copadas por la guerra sin cuartel que enfrenta a los partidarios de Zaplana contra los de Camps. Digamos que mientras se discute de agua, la guerra en el PP pasa a segundo plano.

14. ¿Qué utilidad práctica tienen las recientes manifestaciones, las tractoradas y el clima de confrontación que algunos dirigentes empresariales están fomentando? Honradamente, creo que ninguna. Respeto profundamente a las personas que han acudido a la manifestación; pero la solución a las necesidades hídricas de la provincia no va a surgir ni de las manifestaciones ni de la crispación que provocan algunos con sus frecuentes y poco afortunadas declaraciones. El agua que necesitan las comarcas de Alicante sólo puede llegar con un clima de serenidad y sosiego, que permita a las partes el diálogo y la negociación. Sólo así se puede conseguir que el Gobierno, la Generalitat, los representantes de los regantes de las cuencas cedente y receptora, forjen un sólido acuerdo que les permita dar respuesta a las necesidades que tenemos en el Vinalopó.

15. ¿Qué planteamos los socialistas valencianos frente a la situación generada en torno al trasvase Júcar-Vinalopó? Para el PSPV-PSOE, el trasvase Júcar-Vinalopó es absolutamente incuestionable. Se tiene que hacer y tiene que traer agua abundante y de calidad. Joan Ignasi Pla, nuestro Secretario General, está desempeñando el papel de garante de los intereses de nuestra provincia que no cumple el Presidente Camps. Y lo está haciendo, con moderación pero con contundencia, al exigir a la Ministra de Medio Ambiente que, cualquier cambio en el trasvase Júcar-Vinalopó cumpla 4 requisitos tan sensatos como imprescindibles: A) que el nuevo trazado aporte más agua a trasvasar. B) que se licite de forma inmediata la redacción del proyecto y la propia obra, con el fin de evitar retrasos en la ejecución. C) que la infraestructura sea pública y que se financie íntegramente con fondos públicos y que, por tanto, los usuarios no tengan que hacer frente a la cofinanciación que inicialmente habían previsto los gobiernos anteriores. D) y, que el coste del agua para el agricultor no sea superior al previsto con el trazado inicial.

Finalizo reiterando que los socialistas vamos a continuar trabajando con seriedad y con todo el esfuerzo y la ilusión posibles, para que el trasvase Júcar-Vinalopó sea realidad y nuestra provincia disponga de agua suficiente para afrontar los retos que nos depare el futuro.

>>>>

Carlos González es diputado por Alicante en las Cortes Generales y portavoz del Consell Territorial del PSPV-PSOE.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Blog is informative . Dont't stop. Here's the resolve a lot of people are searching for; how to buy & sell everything, like music on interest free credit; pay whenever you want.