06 marzo 2006

Tot el camp

Tres cuartos de entrada: 77.115 presentes de 99.771 posibles. Algo de frío y fina lluvia en el descanso. En treinta minutos cuatro goles: Ronaldinho, Juanma, Andrade y Larsson. Eto’o tuvo que esperar a la segunda parte para sentenciar. Puyol estuvo enorme y el Deportivo plantó cara al líder. 3-2 a los noventa minutos. Ganaron los locales.

Sí señor, el sábado por la noche estuve en el Camp Nou viendo el Barça-Depor. Como era de esperar, impresionante. El estadio, el club (més que un club), la gente, el ambiente… un buen bautizo para alguien que se aburre soberanamente con el balompié y que no tiene equipo de sus amores. Bill Shankly, el legendario entrenador del Liverpool, sentenció: “la gente cree que el fútbol es cuestión de vida o muerte pero se equivoca, es algo más importante que todo eso”. Sinceramente yo no le veo el fuste, pero lo cierto es que me apasiono por cosas todavía más tontas.

Mil gracias David y Andrés por llevarme. Disfruté mucho y repetiré seguro, eso sí, seguiré fijándome en todo y no sólo en el juego: las vallas electrónicas, el palco, los espectadores, la lengua que utilizan, los quinientos autobuses de toda España, los amigos, la peña, el rito…

Freud lo llamó “sentimiento oceánico”: una circunstancia excepcional en la que el yo se desdibuja, en la que el individuo se abandona a la presión y al cobijo de una multitud unánime. Es un estado pasional próximo a la ebriedad, al abismo al vértigo, un momento transitorio de descarga que tiene principio y que tiene fin, transcurrido el cual regresamos a la rutina y al orden de lo cotidiano.

Regresamos a la rutina en villenerias.net, esta semana, especial fútbol. Mañana artículo, pasado y el otro también: ZP y el Barça, las auténticas razones de la dimisión de Florentino y El fútbol o la vida. Cálcense las botas, todos los días a las 18:00.



Celebración del gol de Ronaldinho a los 4 minutos de juego, el Barça se ponía por delante 1-0.

1 comentario:

David Baidez dijo...

Mil gracias a ti por venir, el viaje no hubiera sido el mismo nunca. Para el próximo ya estás en la lista.